Desafío Doñana 2015 por la donación de órganos

El pasado sábado 19 de Septiembre me enfrenté a mi mayor reto deportivo hasta el momento. El Desafío Doñana. 90 Km. de bicicleta a un ritmo increíble, cruzar el Guadalquivir con una terrible corriente que te arrastraba a la desembocadura y finalizar corriendo 30 Km. por la playa de Doñana, a pleno sol y con muchísimo calor.

No os mentiré… sufrí como nunca he sufrido deportivamente. Pero cuando todo lo que he contado puede parecer malo… Os confieso que ha sido una de las más maravillosas experiencias que he vivido en mi vida y, que si puedo, no dudaré en repetir. Porque en los momentos de cansancio y fatiga, es cuando aparecen el espíritu del deporte y el compañerismo. 

En mitad de la playa, cuando aún quedaban muchos Km. y creía que no podría llegar, 4 deportistas nos unimos para conseguir llegar juntos a meta. No nos conocíamos de nada y ya nos recordaremos para siempre. Solo se de ellos sus nombres y de donde erán; pero no necesitábamos saber mucho más. Fueron metros y metros de animarnos mutuamente. Si uno paraba, todos parábamos. Nadie dejó en el camino a nadie.

Joseba el Vasco de 60 años, Jonny el bombero de Málaga, Rafa de Mairena del Alcor y un servidor.

En el Desafío Doñana he conocido el valor verdadero de la amistad en el deporte.

Y para rematar la faena, allí estaban en la meta todas las personas que quiero. Mi familia, mis amigos, mi equipo DONANDO VIDAS. No faltaba nadie.

Gracias a todos los que me pusisteis la mano en el hombro, gracias a todos los que me animasteis, gracias a todos los que me regalasteis la mejor de vuestras sonrisas al pasar y gracias al DEPORTE por regalarme una experiencia inolvidable.

Fuente: http://enriquechef.com/zona_solidaria/desafio-donana-2015-por-la-donacio...

 

Enrique Sánchez