¿Que si repito?

Alla por el 2014 hice la pregunta y me quede con las ganas. Estaba preparando el Iron y necesitaba un test. Me hablaron muy bien de esta prueba, pero por fechas la tenia demasiado encima del 226 y pregunte a la organización, Rocio se llamaba – jejeje- ¿Este tri es muy duro? A lo que muy amablemente me respondió: hombreeeeee, fácil, fácil no es, tu veras.
 
Que jodia (con perdón y mucho cariño), eso es marketing. Ese año no me atrevi, pero me lo puso en bandeja de plata. En el 2015 no se me escapa.
 
Según anunciaron la apertura de inscripciones, ni me lo pensé. Yo tenia que estar allí, y mas aun cuando esta vez si que había margen de sobra para hacerlo como un test para el 226 que se me avecinaba justo un mes después.
 
No lo voy a negar. Desde el primer momento, y como me pasa en cada una de las pruebas en las que participo, me gusta “involucrarme” y meterme de lleno. No solo se trata de disfrutar el dia de la prueba. Tambien los meses anteriores, y mas cuando disponemos a nuestro favor de las famosas redes sociales. Se puede sacar mucha información y conocer a gente maravillosa por el camino. Y como a mi me gusta preguntar, pues pregunte, ooootra vez. Creo que Rocio ya me estaba esperando jejejeje por que me respondió a la primera y sin rechistar. Y eso que no se lo puse fácil.
 
En fin. Que con toda la ilusión del mundo y con la mejor de mis sonrisas, me plante con toda mi tropa en San Lucar. Desde el primer momento me sentí arropado en esta prueba tan particular. Cierto que al principio vi un poco de desconcierto entre los participantes que allí estábamos esperando la fila para recoger el dorsal. No entendían que había que coger un numero!!!! Y a mi me parecio de lo mas acertado. Daba margen a preparar las cosas y ver las diferentes tiendas que había por la zona de recepción de los atletas. Yyyyyyy de paso, ver a algunos colegas de sufrimiento. Las risas nerviosas nos delatan a todos. Tanto a los novatos como a los experimentados. Soy de la opinión que el dia que no tengas esas mariposas en el estomago el dia antes de una prueba, directamente me retiro. Es una sensación maravillosa.
 
Me colocan la pulsera, arreglo la bici, las bolsas de la T1 y T2, y al hotel a descansar y cenar a saco, que el madrugon esta aquí y nos espera un dia de cine.
 
Sabado 19. 5.30 am. En el hotel, no daban crédito. ¿Que hace a estas horas de la mañana desayunando? Para irse a correr, nadar y montar en bici??? Estos chicos están fatal de lo suyo.
Despuntaba el sol y dejaba entrever un cielo azul precioso. Muy bonito si, pero amenazante de calor. No importa. Estamos aquí y hemos venido a disfrutar pase lo que pase.
 
Sacamos la bici del box. Mas risas nerviosas con los colegas, y un que otro bailecito de camino a la línea de salida. La música acompañaba y había que relajarse.
 
Fiel a mis costumbres, me puse, literalmente, al final de pelotón. Me encanta ver la salida  de estos bichos, y como mi objetivo no es competir, sales un poco mas relajado. Sera por kms por delante para entretenernos. Eso, y que el arte y guasa que hay en el Sur es incomparable.
 
Nos vamos. Dan la salida. Por delante 90 kms en bici con salida lanzada. Parada rápida, me quito el bidón que sobra, beso a mi fan y aguantadora Nº1, y al lio.
 
El circuito de la bici es una pasada. A trafico cerrado y en grupo. Es verdad que me dije: tomatelo con calma que aun queda la carrera por venir. Pero es que me conozco, y claro, me puede la pasión. La culpa la tienen mis amigos de la Agrupacion Cicloturista de Pinto con los que entreno y me soportan casi casi a diario. Es que veo el llano y no tengo fin. Ibamos rodando “fácil” enganchando grupos y soltándolos a la vez. Ni que decir tiene que el concepto “mochilero” en el ciclismo esta muy extendido. A mi no me importa que te vengas detras, pero de vez en cuando un relevo no viene mal, que no nos estamos jugando el liderato, aunque algunos frikis asi lo piensen.
 
Recuerdo un grupo en el que iban varias chicas. Llevaban un ritmo muy comodo y fácil de arrastrar pero hubo uno que se equivoco de concepto y no me quedo mas remedio que meter la directa y largarme de allí. Como decía, la gente tiene una idea muy rara del Quid Pro Quo.
 
Poco después mas de lo mismo con susto incluido. Rodabamos mas o menos fuerte, y la carretera picaba ligeramente hacia arriba. De repente frenazo y los 5 que iban por delante se abren desperdigados y frenando. La sensación era que había algo cruzado en la carretera. Menudo susto. Pero no. Simplemente era que picaba hacia abajo y nadie quería tirar. De locos. Solucion. Ademas de soltar algun que otro taco, aprovecharme de Newton. 95 kgs y 53-11. Y el que pueda…….. 3 nos quedamos solos  en cuestión de segundos y asi nos fuimos.
 
En mi cabeza el plano del circuito de la bici. Aun falta un giro a derechas y directos al agua. Cuando me quise dar cuenta estábamos llegando a la T1. Recuerdo que la discusión era sobre si nos poníamos el neo o no para nadar. Hacia calor y yo lo tenia claro.
 
Suelto la bici con toda la pachorra del mundo. Mi mujer desde la banda: pero vaaaamos.Muevete!!!! Me fui con toda la calma del mundo. Estaba disfrutando como un enano y quería que asi siguiera.
Llego al borde del agua y meto los pies. Que gustoooooooooo. Me pilla por banda un oficial y me dice, ves las carpas allí enfrente?? Pues vete al derecha del todo que mira la corriente donde se esta llevando a los participantes si sales en línea recta.
 
La leche!!!!!! El caso es que entre risas y flipes me meti en el agua. Que gustazo. Me puse a nadar. El agua parecía tranquila y por las referencias que llevaba mientras levantaba la cabeza no parecía que hubiese tanta corriente, o por lo menos yo no la notaba.
 
En mitad de la travesia, veo un gorro blanco que viene hacia mi. Me desconcertó  del todo. Luego me entere que eran los de los relevos que tenían que nadar un poco mas. Pero imaginaros mi sorpresa cuando veo al tio que viene hacia mi. Jajajaja pensé, ya la has liado y te has perdido.
 
A partir de ahí si que note la corriente. Veia como la carpa cada vez se alejaba mas y tenia sensación de no avanzar. De repente vi a gente corriendo con el neo puesto por la playa. Se habían dejado llevar por la corriente. Pues nada. Donde fueres……. Y asi fue. Cuando me quise dar cuenta estaba en la otra orilla, a unos 500 metros de la carpa. Corredores en sentido contrario, y muchos como yo camino de la carpa.
 
Mas risas con mi parsimonia. Vengaaaaaaa. Pero si me quedan 30 kms aun, tranquilidad.
Eche a correr, con mas miedo que vergüenza. En verano tuve un accidente corriendo y me dejo tocado el tendón de Aquiles. Aparentemente todo iba bien. Entre risas y demás llegábamos a los avituallamientos poco a poco.
 
Y en el km 9, sin mas, zasssssss. El Tendon dice que se bloquea. La madre que lo……. En ese momento un coche de la Cruz Roja nos adelanta. Consegui pararlo, y me bañe literalmente en réflex. Esto se acaba si o si. Es verdad que se bloqueo el tobillo, baje el ritmo y hasta el km 15 sin problemas.
 
A partir de aquí, un poco de calvario. El calor aumentaba por momentos y la curva del fondo parecía no llegar nunca. Recuerdo hablar con un compi, mirar el mar y decirle las ganas que tenia de bañarme y refrescarme pero que por no parar…… De repente desapareció de mi vera.Visto y no visto. Le di la idea. Lo siguiente que recuerdo es verle en la orilla quitándose las zapas y metiéndose en el mar. Envidiaaaaaaa me dio, pero cualquiera paraba tal y como llevaba ya el tobillo.
 
Al poco, una chica que iba acompañada por otro atleta, me adelanta como si nada. Me quede con su nombre. Xanty. Y con las zapatillas que llevaba. Donde estarán mis Asics!!!!!!
 
Cada vez quedaba menos pero el calor aumentaba. Y Los avituallamientos se hacían lejanos de narices. A 5 kms de meta, sorpresa. Hay Coca Cola y esta helada. Diosssssssss, esto se acaba si o si. El dolor es pasajero, pero joder como dolia la pierna izquierda. Por compensación del tobillo derecho no os cuento como iba la contraria.
 
Pero ya daba igual. Te rearmas como puedes, la emoción te embarga. Lo has logrado. La gente grita, te anima, te lleva en volandas……menos en ese tramo final de 100 metros de arena blanda que hace que te acuerdes de la madre de alguien jajajajajaja, pero da igual.Con la mirada busco como loco a mi mujer. Despues de 5h 58 min, levantas los brazos. Sonries. Lloras. Te agachas. Sale todo el dolor, y se va a la vez. La adrenalina en esos momentos es tan bestial que no sabes si tumbarte o irte a dar otra vuelta (tranquilos – esa sensación dura milésimas de segundos).
Mi mujer lloraba de los nervios. Se despisto con los kms de carrera y pensó que eran menos. Vio como llegaba gente que había salido detrás de mi, y que yo no llegaba. Madre mia. Se lo hice pasar mal sin querer pero estas carreras son asi. Lo siento en el alma.
 
Y por contrapunto, mi amiga Rocio, a la que todavía no conocía físicamente, me dio la sorpresa del dia. Estos son los detalles que hacen grandes a las personas y a las organizaciones. Ese “dulce” quedara en mi memoria para siempre. GRACIAS.
 
A partir de ahí, fotos de rigor, te saludas con amigos, recibes a compis que venían por detrás y que no lo pasaron nada bien pero que ahí estaban. Es curioso como en los peores momentos reacciona el ser humano.
 
Cruzamos al otro lado, y empezó el relax. Ese avituallamiento en el pabellón que al principio parecía que no quería entrar, poco a poco se fue dejando querer, y de reojo ves: masaje. Anda que me lo pensé. Tuve que esperar un poco pero mereció la pena. Me dejaron las piernas en su sitio.
 
¿Qué si repito? Bueno, no lo digo yo o si jejejeje para muestra una imagen. Me lo pase genial. No es fácil pero tiene su aquel, y los parajes por donde discurre no están a mi alcance ni al de muchos todos los días. Lo de correr por Doñana no tiene precio. Ya lo dije en su dia: que los hay mejores??? Pues puede ser, no te digo yo que no, pero este es uno de los Tri que no debe faltar en tu palmares. NO TE LO PIERDAS.
 
Gracias a mi familia, a mi mujer Marta que me aguanta lo indecible y que a pesar de hacérselas pasar canutas (sin querer) en algunas ocasiones, SIEMPRE esta ahí.

 

Javier Rodríguez Tobías